Blogia
Durazno Sangrante

Menú del día: Colita de cuadril con salsa Beane.

Menú del día: Colita de cuadril con salsa Beane. Cuando uno se pregunta porque una persona lleva a cabo un acto macabro, o que la moviliza a hacer esto repetidamente convirtiéndolo en un asesino serial, piensa primero que está loca, que es diferente a uno por X motivo, que tuvo problemas de chico. Y sino empieza la sarta de estupideces: que es adorador del diablo, que lee cosas extrañas, que escucha música satánica (desde Mozart, pasando por los Beatles hasta King Diamond), que la televisión es la culpable, que escucha mensajes subliminales en la radio, que Ibarra tiene la culpa, que es negro, yanqui, judío, chino, blanco como una teta, comunista, capitalista, burgués, zurdo, radical, progresista, o simplemente maricón.

Lamento desilusionarlos a los del segundo grupo o sarta de pelotudos, porque creo que en el Siglo XVI no existía el comunismo, no había nacido Nietzche, no había nacido Mozart, no había tele, tampoco radio, los yanquis no pudieron meterse en esta historia, y tampoco eran ninguna de las otras cosas antes expuestas. Pero para quien quiera pegarle, existía el capitalismo, yo no voy a decir nada (pero vos dale pegale, si sabes que te gusta). Ah me olvidaba, recién escuche a uno gritar: "Es culpa de Ibarra", no, él todavía no había nacido. Ni tampoco ningún antepasado suyo, y no creo que tenga parientes de esa parte del mundo.

Esta historia se trata de un hombre llamado Sawney Beane, este habia nacido a finales del Siglo XVI (algunos dicen que nació antes, a finales del siglo XIV, pero bueno si ya les pegaste al capitalismo no importa) en una familia granjera a las afueras de Edimburgo, Escocia. Si, en el país donde lo medieval predomina y es espectacular, y que es conocido por William Wallace, el Loch Ness donde está Nessie, y donde los hombres usan polleras(prometo no burlarme de esto) llamadas kilt y pompones en las medias (y que carajo usan las porristas ahí?).

Siendo joven, Sawney y su esposa Hellen, abandonan su casa, en el medio de su travesía, se ocultan en una caverna, donde tenían un espacio de una milla (envidia de Mariana Nannis). Entonces la pensaron y vivieron los próximos 25 años de su vida, donde llevaron a cabo los actos por los cuales aparecen en esta sección. Ustedes se preguntarán que habrán hecho estos dos seres humanos siendo tan jóvenes y tan inocentes...como el Silencio de los Inocentes.

Todo empezó cuando Sawney se dio cuenta de que con la plata que le robaba a la gente que pasaba por el lugar, no podía comer. Es decir, no la pensaron bien, y como la esposa no sabía cocinar tomaron como resolución matar a quienes robaban y con ellos alimentarse. Después de haber asesinado a un hombre, una mujer o un niño, transportaban el cadáver a su madriguera, y allí lo descuartizaban y después se lo comían; éste era su único alimento. Como "seres humanos" se empachaban de tanta comida y tiraban al mar piernas y brazos de las víctimas, procurando hacerlo a una gran distancia de la cueva en que vivían; aquellos miembros eran devueltos con frecuencia por el mar a la playa, en diversas partes de la región, para asombro y terror de los que los descubrían, y de otros que oían hablar del macabro hallazgo.

En esta simpática familia, que iba creciendo rápidamente llegando al número de unas 30 personas, el incesto era una práctica habitual, de tal forma que se mantenían relaciones entre hermanos, padres, madres e hijos (Ratzinger ya está preparando la hoguera).

Ante tantos cuerpos que encontraron los campesinos de la zona, empezaron a surgir las hipótesis de hombres lobos, vampiros, demonios, chupacabras, tortugas asesinas, Callejeros, Ibarra, el Cartonero Baez, Guzmán, y a Menotti(o Gandalf) también se lo culpó.

A consecuencia de no encontrar a sospechosos, empezaron a hacer la gran "alguien tiene que morir", así que muchos que eran inocentes fueron juzgados. A estos se les sacaba la confesión a la fuerza por medio de un interrogatorio muy sencillo: la tortura. Esta era la secuencia:

-¿Usted es el culpable de los asesinatos?

-No

-Pero usted vino del bosque.(un par de latigazos)

-Si, pero fui a buscar unas flores para mi amada.

-Listo muchachos, tenemos fiesta igual, sino es el asesino entonces es gay.(unos palazos en la cabeza para que lo piense mejor)

-Yo no soy gay.

-Si claro. Usa pollera y busca flores. Vayan preparando el fuego, compren unas achuras.(rotura de costillas a patadas en el suelo)

-No, por favor basta (vomitando sangre).

-Traigan el atizador.

-Nooooooo, está bien si yo los maté a todos.

-Bueno, tanto lío. Viste que no costaba nada admitirlo. Bueno, eres sentenciado a la horca. Muchachos vayan trayendo al otro acusado. Y por favor, díganles que se pongan pantalones, que la reina está excitadísima.

El clan Beane, asesinó y comió cerca de mil personas en 25 años, pero su cacería se terminó una tarde que un hombre y su esposa, montados en el mismo caballo, regresaron un atardecer a su hogar, después de haber visitado una feria, y cayeron en la emboscada de aquellos desalmados asesinos, que se lanzaron furiosamente sobre ellos. El hombre se defendió valientemente con espada y pistola, derribando a algunos de los asaltantes.

La mujer cayó y fue asesinada y devorada ante los ojos de su esposo de manera sanguinaria ya que las mujeres caníbales la degollaron y empezaron a chupar su sangre con tanto placer como si fuera vino; después le abrieron el vientre y le sacaron las entrañas(que lindo, querían ver si traía sorpresita). El hombre empezó a luchar con más fuerza todavía sabiendo que si caía iba a ser el postre.

Por suerte para él, un grupo de 30 personas, que volvían de la feria, vieron el hecho atroz, esto hizo que los caníbales Beane ordenaran la retirada para la cueva.

El hombre, que era el primero que salía con vida de una emboscada de los implacables asesinos, contó a los recién llegados lo que había sucedido y les mostró el cadáver de su esposa (es decir el brazo, y las piernas, y creo que lo otro era una parte de la cara), que los forajidos no habían podido llevarse. Todos quedaron horrorizados ante su relato; le llevaron con ellos a Glasgow y pusieron el asunto en conocimiento de los magistrados de la ciudad, los cuales informaron inmediatamente al rey.

El rey con 400 soldados partieron hacia el bosque, lo que menos pensaron es que los encontrarían dentro de la cueva, pero allí estaban junto con sus amigos los cadáveres, abrazados, tomando, haciéndose bromas, otros estaban dale que dale en la cama, y otros sacándose fotos. Los soldados que se sintieron como en su casa, ya que ellos hacían eso, sacando lo de comer las personas. Se enojaron aduciendo que ellos nada más podían hacer aquello. Y bueno como saben ustedes no sobrevivieron los caníbales ya que fueron ahorcados(los hombres) y quemados(las mujeres). Ninguno de ellos admitió su culpabilidad.
Por Lestat.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

MARIUS AZAZEL -

BUENO EL RELATO,MORBOSO LO DE ESTE MUCHACHO.(SI SABRIAN Q EN SU CASA SE SACA LAS TACHAS LIMPIA LA CASA CON SU MADRE Y REZA TODAS LAS NOCHES EL PADRE NUESTRO!!!!!!!)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres